miércoles, 16 de junio de 2010

Una moneda de cien, una de cincuenta y dos de diez

Y ganó Chile. Igual faltó el segundo gol.

Lo ví en mi casa. Solo, pero me sentía allá hueón. Fue la zorra esa hueá.

A las 11:00 tenía que juntarme con el director de la coorporación cultural de La Reina.

Me fué la raja, demostramos confianza y lo convencímos con la Trini, muy buena volá.

Pa' la PUC, churrasco de $1700 y con el maestro Larraín.

Después a la CEP; medios de comunicación y delincuencia. De lo que va del año han muerto 8 reos, más de 500 apuñalados, hay plagas de sarna y el estado no les da almuerzo. 2500 reos es la capacidad máxima de la cárcel: hay actualmente 7350, existen 5000 compadres con orden de captura. Que si se viene una huelga "hambrienta", donde luchen por mejores condiciones, el gobierno de va a la mierda.

Salí con $170 pesos en la billetera. Fuí a comprar algo en un local del metro.

Hola, qué hay de $170?

A ver, dame los $170... elige cualquier cosa.

Cualquier cosa? -le dije pa' la cagá.

Sí, saca nomás, renuncié hoy, estoy chata de esta hueá.

Me compré una barra de manjar artesanal de $800 por una moneda de cien, una de cincuenta y dos de diez.

3 comentarios:

  1. No hay nada como llegar al sitio adecuado en el momento oportuno...

    muy bueno

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy weno, como Santiago en 100 palabras, pero de esos por los que vale la pena parar un segundo en el metro. Interesante.
    Saludos! =)

    ResponderEliminar