jueves, 3 de junio de 2010

Entré al Opus Dei

Revisé mi celular. Se había apagado por la batería y le había cargado luca. Llegué al portón y entró un señor de edad al que saludé como si yo fuera un Opus Dei más.

Entré a la casa y en recepción pregunté por Cristóbal.

Sí, sí se llama Cristóbal pero su apellido no me lo sé, eso sí empieza con "T" y tengo su celular -todo eso hablándole en un cuadradito de 30x30.

Mira, al fondo, subiendo las escaleras pregunta por la sala de Arquitectura.

Abrí la puerta y sentí el golpe de formalidad, orden, perfección y reglas.

Subí las escaleras mientras miraba los cuadros ordenados.

Hola, buenas tardes, estoy buscando a Cristóbal, que está en la sala de Arquitectura -le dije a un trío de nerds con lentes y camisa.

Yo te acompaño -me repondió un hueón igual a Joaquín Lavín. Eres amigo de Cristóbal, dónde estudias, qué estudias? -me preguntó con voz amable.

Soy compañero de U de él, estoy en ingenería comercial en la PUC -le respondí como si le hubiera dicho la dirección de mi casa.

Después caché que era un numerario.

Me encontré con el Cristóbal, me llevó a una sala gigante y me explicó todo.

Tengo que pagar 250 lucas al mes, igual hay gente en su volá, metidos con el tema. Cuando llego de carretear me tengo que subir por la ventana trasera, porque cierran con llave la casa a las doce y media de la noche.

¿La dura? que paja igual.

Sí. Oie, te llevo a conocer la casa poh.

Abría puertas cada tres segundos y encendía luces cada cinco. Salas de estudio, bibliotecas, salas de investigación, de diario, la famosa ventana del pecado, el oratorio. A las piezas no pude entrar, está prohibido.

Llegamos de nuevo al salón; había un piano.

Sabís tocar piano? -me preguntó.

Si, obvio desde pendejo que toco.

Toqué Comptine d'un autre été, Karma police, Claro de luna y algo de blues en una casa Opus Dei.

Me fui queriendo volver, queriéndole preguntar si con las minas no pasa naipe, si no follan y cómo se relacionan con su mundo, con las minas y su vida Opus Dei.

3 comentarios:

  1. Pablo...
    no se si reírme o preocuparme en verdad...
    a lo menos decir que la curiosidad me mata!
    Éxito!... o no? =S

    ResponderEliminar
  2. ¿Fuiste de visita o para quedarte?
    ¿Vas a cambiar el domicilio familiar por una casa Opus Dei?

    Estoy igual que Carolina, no sé si reírme o preocuparme...

    Ah, conozco esa casa. Pasé miles de veces por delante.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Estoy para hacer un trabajo de antropología =)

    ResponderEliminar