martes, 10 de febrero de 2015

Globos azules y rojos

Desagradable.

No hay otra expresión para un resfrío de verano. De verano en Santiago. De Santiago con 34° de calor en pleno centro. Centro donde hago mi práctica profesional. Práctica profesional que se suma a la investigación que trabajo en la U. de Chile hasta marzo.

Sin vacaciones.

-Me enfermé -pensaba en escribirle en inglés a Ghoran, un arquitecto de Montenegro que es mi jefe y que no habla español.

I'm stick, Ghoran. Sorry, but today not job -copiaba y pegaba del Google Traductor.

Pasó el domingo piola y el lunes revisando el celular, Ghoran había escrito que algo pasaba en Higueras.

Me puse el mismo pantalón de ayer, y una polera más abrigada.

-Parece que los narcos de la población le pegaron la espantá al gringo, voy a ir para allá a ver qué pasa y ver si salen algunas entrevistas.

No sé por qué mi viejo me hizo la señal de la cruz y se rió medioserioigual.

Bueno, la investigación en la que estoy trabajando trata de hacer entrevistas a familias que vivieron en la Toma de Peñalolén, y que ahora viven en las famosas "Casas Chubi". Ghoran realiza etnografía, que en español significa irse a vivir a la población un tiempo determinado.

Llegué al fondo del pasaje y lo que le pasó era peor que me imaginaba. El día anterior al gringo lo habían amenazado con un cuchillo preguntandole quién era, por qué estaba ahí, qué andaba haciendo a las nueve de la noche con el cabro chico de la vecina y una pelota en la mano.

Me cagué de miedo.

-Goran, empaca tus cosas y nos vamos hoy -no sabía como decirle en inglés que estaba ficha'o- terminemos la entrevista que teníamos para hoy y nos vamos juntos.

Hicimos la entrevistas medios nerviosos. Cuando salimos y caminamos por la calle principal de la población, se acercaron tres tipos, pasaron por al lado de nosotros y apuntaron al gringo y le dijeron,

-Este es el culia'o sapo.

-Camina rápido no más -le decía urgido- rápido pero tranquilo.

Y llegamos a la esquina para 1) entrar al pasaje, 2) sacar los bolsos y 3) irnos. Eso, cuando escucho al gringo:

-Wow, ¿que es esto? es muy raro todo.

Eran globos. Globos rojos y azules pegados en las casas. Por todo el pasaje hacia el fondo. Los vecinos afuera, y nosotros caminando lento. Y nos miraban con cara de asco. Estaba todo en silencio.

Llegamos al fondo del pasaje, abrió la reja, abrió la puerta, y cerré la puerta.

-Ghoran, ¿sabes lo que pasa? se pitiaron... murder... mataron a una persona el fin de semana.

Le termino de hablar y tocan con una piedra la reja.

Aló, Aló, contesten.

Salí a mirar. Estaban preguntandome por el tipo que vivía al lado.

Suenan bocinas. Suena uno que otro balazo. Aplausos.

Suena una canción de Don Omar.

Se había muerto en la justa, en la de su ley.

Media hora después nos fuimos.