viernes, 20 de agosto de 2010

¡Envidia! (Texto sacado de un papel tirado en una mesa de la Biblioteca Nacional)

Toda la crítica que se le hace a nuestro Presidente Piñera es solamente envidia ¡Si señor, solo envidia!

¿Por qué Piñera teniendo ya en sus manos el poder político logrado en buena ley -adquirido con su dinero bien o mal habido dicen sus críticos- no puede continuar haciendo negocios con Información Privilegiada, siendo ahora presidente, tal como lo hizo antes?

Yo estimo que puede continuar incrementando su fortuna más y más para lograr ser el multimillonario número uno de la Tierra si todavía le quedan huceos para depositar nuevos millones de dólares extras con Información que consigue.

El Presidente Piñera convertido en Giga multimillnario sería para Chile tener un premio importante, una especie de premio Nobel en economía.

Tiene derecho, tenacidad, fortaleza y dinero incluso, para comprarse al Supremo Creador y sentarse a su diestra cuando se muera poseído por el frenesí de sobresalir, decollar, en ese otro mundo también.

Lo mal intencionados pueden pensar que lo que quieren como cuando comentan que si se deja este mundo su alma escapará presurosa de un individuo que ha tenido una moral despreciable en su vida.

¿Por qué tanta envidia contra este Presidente?

¿Acaso no tiene derecho a mejorar su propia renta como cualquier ciudadano pobre de este país?

Texto sacado de un papel tirado en una mesa de la Biblioteca Nacional

miércoles, 18 de agosto de 2010

Dolor cívico de cabeza

Hace dos años me habían invitado por parte de Greenpeace a asistir a un evento afuera del Hotel San Cristóbal Tower sobre el Foro Mundial Ballenero que se iba a realizar en Chile. Niños de prebásica bailaban con los animadores y la ballena inflable. Al lado de nosotros, un grupo de universitarios con carteles en inglés que se manifestaban pacíficamente mientras llegaban los representantes mundiales.

De pronto, llegaron las fuerzas especiales con un huanaco, un zorrillo y un furgón de carabineros. Obviamente se dieron cuenta de la presencia notoria de niños que estaban bailando con la ballena inflable. Tomaron detenidos a los manifestantes (porque habían cruzado la valla papal) y se los llevaron atrás del bus de los niños que estaban bailando con la ballena inflable.

Pensé que iba a terminar todo ahí. Hueón iluso. Sacaron sus lumas y entre dos carabineros le pegaron al tipo que se estaba manifestando. Lo peor de todo era que el lugar era chico y se veía todo. A los niños les tapaban los ojos mientras se los llevaban rápidamente a otro lugar.

Hoy me levanté para asistir a la manifestación en contra del sistema educacional de hoy. Tengo el sueño de que se puede una educación mejor.

Llegué con la onda de manifestarme al igual que todos. En la movilización pasada, diez pelotudos empezaron a tirar piedras a carabineros cuando había terminado todo. Ellos querían huebear y lo único que yo quería era que se los llevaran detenidos por sacos de huéas. Anarkos con "k".

No podía permitir la escena que estaba viendo. Cinco mil estudiantes en el bandejón y diez pelotudos con los medios de comunicación a su pinta. Estaban ganando.

Avance hasta una cámara, la de Canal 13 y me metí en la noticia. Tapaba cámaras de fotos, de video y les decía a los periodistas que lo que estaban haciendo le hacía mal a los que de verdad querían un cambio en la educación.

Hoy no nos dejaron movernos. Estaba desautorizada la marcha y sin haber visto volar una piedra, palo, ni nada (a lo más un empujón de la multitud a los carabineros) nos mojó el huanaco y nos llegaron bombas lacrimógenas.

Ahora me duele la cabeza y creo que la libertad de expresión es una mierda cuando los que no estan ni ahí con la violencia son violentados por nuestros carabineros. Lo encuentro injusto. Y afecta eso mucho a la calidad de nuestra querida democracia.

Yo quiero democracia. Pero no la quiero así.

domingo, 15 de agosto de 2010

La Virgen de la Candelaria

Eran las once de la mañana y estaba todo oscuro. Un ruido de licuadora se escuchaba a lo lejos. Pensar que ese ruido podría ser el comienzo de una nueva vida me llenaba de esperanza.

Tenía el estómago vacío. Nadie hablaba y yo abría los ojos a la oscuridad pensando en mi familia. Dos hijos, una mujer hermosa y el verano en Tongoy con el Flaco Gonzalez y sus cabros chicos. Lo pasamos la raja. Hasta el perro se metía en las olas a buscar los cochahuyos que les tiraba el Felipito.

Ya habían pasado diez días. Seguramente estaría la grande en Chile con lo que está pasando. Terremoto por el sur hace pocos meses y ahora mineros atrapados en el norte.

Ayer se murió el Juan. La deshidratación, las nauseas de saliva y su herida expuesta lo hicieron descansar eternamente. Les dije a mis compañeros que hiciéramos un responso y que lo enterráramos cerquita, como un mátir, en la tierra donde nació, trabajó y lo vio irse.

Aunque han pasado muchos días, estamos más calmados que cuando nos quedamos atrapados. El Guatón ha tomado el liderazgo y sabe mucho de las minas. Nos dijo que nos dejáramos de huebear porque nos sacaban seguro al otro día. Respiramos profundo. Y con el polvo de la tierra en nuestras narices nos calmamos.

Karen, te amo. No sabís cuánto me hacís falta. Siento que estai al lado mío, sentada en esa roca de mierda que me ha acompañado estos diez días.

Salve, salve, Virgen morenita -repitió el Sergio más de cien veces. Las había contado hasta que dos brazos apagaron la oración.

¡Cállate hueón, me tenís enfermo! -gritaba la voz del Román. Era el minero más choro, el más foulero en las pichangas y parte del sindicato.

Le dije que se calmara.

A pesar de que no creía en nada, hoy se celebraba la fiesta de la Virgen de la Candelaria.

Justo en ese momento la tierra empezó a vibrar. El ruido de la licuadora ahora nos dejaba sordos.

Una luz bajaba hacia nosotros.

¡Salve, salve, Virgen morenita! -decía con más fuerza el Sergio.

sábado, 14 de agosto de 2010

Cuando esté viviendo solo

Viviendo solo me imagino en un departamento con olor a pimentón a la hora del almuerzo y café en la tarde. Con Chopin, Kings of Convenience y Radiohead acompañando a mis estados de ánimo. Mi piano y hojas de partituras que me he aprendido sólo hasta la mitad estarían encima de la mesa. Al frente del piano un sillón de mi estatura a lo largo. Al lado, el cuadro realista en movimiento de la ciudad.

Más libros que la chucha y sin televisión.

En el corazón de una ciudad cualquiera, donde pueda ir caminando a comprar pan, leer el diario y haya una estación de metro cerca. Donde se escuche el soundtrack urbano de la noche; el motor de una micro solitaria, el borracho que le canta al mundo y un perro vagabundo.

Y escuchando más fuerte que la chucha Sur le fil

jueves, 5 de agosto de 2010

Mi conciencia inconsecuentemente verde

Estoy pensando en un día mandar todo a la mierda y abstraerme de todo. Quedar en pelota. Pensando en que se puede lograr un mundo mejor dentro del mundo.

Si sé que es muy idea de persona con diecinueve años que estudia una carrera humanista en la volá.

Estoy tratándo de organizarme y "okupar" (sí, como los okupas) un terreno que nadie ocupe. Sin anarquismo, ni volás con bombas molotov. Que sea un huerto orgánico de resistencia. haciendo talleres, compostaje, invernaderos e intervenciones de Guerrilla Gardening en la ciudad.

Que sea un cáncer la hueá. Un cáncer verde. Que de a poco mate a esta fucking sociedad que consume hasta las patas, se endeudan hasta las patas, contaminan hasta las patas y nadie hace nada.

En volá dure pocos días mi ECOvilla, pero de verdad que me imagino muy posible la migración en unas décadas más de la ciudad al campo. ¿Es que todos deben estar conformes con vivir en esta masa ciudadana apestada de enfermedades psicológicas, violencia simbólica y física? ¿Qué pasa con los que no quieren vivir así, habrá presionar el botón de alarma en Chile y encontrarlos en Puerto Varas?

Humanidad actual e ideólogos del pasado: No me quedo conforme con su proyecto de vida. Me encantaría ser animal. Son lo más preocupados del medio ambiente y no necesitan campaña de reciclaje y ni una hueá.

Avatar me dejó pa' la cagá. Si podemos llegar a la luna y hacer clonaciónes; ¿Por qué no nos podemos comunicar con las palomas de la Plaza de Armas? Es bastante hueona la pregunta para la modernidad, para el tiempo en que vivo. Pero no decidí vivir en este tiempo.

Me acordé de la vez que hablaba con Manuel Baquedano, el presidente del Partido Ecologista de mi país. Le creí. Va a haber un momento en que esta hueá va a colapsar. Y la tierra no se va a demorar nada en comerse toda la basura que ha creado el hombre.

Igual soy un hueón basura. Las dinámicas sociales me han desarrollado así. Para elegir el transantiago y contaminar, para botar materiales reciclables a la basura en mi departamento y para que nunca piense en okuparme un espacio sin nada y volverlo verde. Con vida. Sin nada de hueás inventadas por el hombre.

Imagino la situación y me veo con el Alcade de pelicula que nos desaloja como si hubiéramos entrado a robar, a drogarnos, a tomar y follar en vía pública. Imbécil. Otro instrumento institucional legal respresentativo y conceptos raros para legitimarlo.

Desahogo de una revolución culiá in my mind. Mode: off.

Coalition Of The Willing from coalitionfilm on Vimeo.