viernes, 20 de abril de 2012

Uñas de gato

En enero pasé por Los Ángeles (Chile) con un grupo de siete desconocidos y un cura jesuita. Amanecía y empezaba a caminar la ciudad con el sol, el ruido de los colectivos y las bicicletas oxidadas.

Caminamos al terminar rural. Ocho treinta y dos. El bus partía a las dos y media.

Berni, ¿vamos a conocer Los Ángeles? -le dije a mi compañera de asiento con la que habíamos compartido algunas historias de universitarios excitados por el movimiento estudiantil y la acumulación de contradicciones.

Le pedimos dos zanahorias a una señora que vendía verduras. Las regaló.

Para que se acuerden que los del sur tratamos bien al santiagüino -nos dijo con una cara no santiagüina.

Se hicieron las dos y cuarto. Y en el último andén estaba nuestro bus.

No era un bus.

Dejen las cosas allá arriba no más -nos decía el ayudante del chofer.

Pusimos nuestras mochilas y herramientas arriba de la micro. Me subí y abrí un libro de Galeano.

Éramos los únicos que hablábamos español.

Todos los demás hablaban mapudungún.

No hay comentarios:

Publicar un comentario