miércoles, 14 de julio de 2010

Caña de pescar

Caña de pescar y un televisor encendido en la oreja. En cama, el sonido del pijama con el plumón suenan como rastrillo en el cemento. La aspiradora que te aspira la cara deforme. En el baño, un espejo; cara pálida desfazada dos segundos por movimiento facial. La velocidad del cuerpo es más lenta que el de las neuronas. Sol de mierda, no quiero luz.

No más tequila.

1 comentario:

  1. Perfectamente definida la sensación de una resaca (caña, que ya avisabas en el título, pero mi mente española tardó en relacionar...).

    Un abrazo

    PD. Yo prefiero ron

    ResponderEliminar