jueves, 5 de agosto de 2010

Mi conciencia inconsecuentemente verde

Estoy pensando en un día mandar todo a la mierda y abstraerme de todo. Quedar en pelota. Pensando en que se puede lograr un mundo mejor dentro del mundo.

Si sé que es muy idea de persona con diecinueve años que estudia una carrera humanista en la volá.

Estoy tratándo de organizarme y "okupar" (sí, como los okupas) un terreno que nadie ocupe. Sin anarquismo, ni volás con bombas molotov. Que sea un huerto orgánico de resistencia. haciendo talleres, compostaje, invernaderos e intervenciones de Guerrilla Gardening en la ciudad.

Que sea un cáncer la hueá. Un cáncer verde. Que de a poco mate a esta fucking sociedad que consume hasta las patas, se endeudan hasta las patas, contaminan hasta las patas y nadie hace nada.

En volá dure pocos días mi ECOvilla, pero de verdad que me imagino muy posible la migración en unas décadas más de la ciudad al campo. ¿Es que todos deben estar conformes con vivir en esta masa ciudadana apestada de enfermedades psicológicas, violencia simbólica y física? ¿Qué pasa con los que no quieren vivir así, habrá presionar el botón de alarma en Chile y encontrarlos en Puerto Varas?

Humanidad actual e ideólogos del pasado: No me quedo conforme con su proyecto de vida. Me encantaría ser animal. Son lo más preocupados del medio ambiente y no necesitan campaña de reciclaje y ni una hueá.

Avatar me dejó pa' la cagá. Si podemos llegar a la luna y hacer clonaciónes; ¿Por qué no nos podemos comunicar con las palomas de la Plaza de Armas? Es bastante hueona la pregunta para la modernidad, para el tiempo en que vivo. Pero no decidí vivir en este tiempo.

Me acordé de la vez que hablaba con Manuel Baquedano, el presidente del Partido Ecologista de mi país. Le creí. Va a haber un momento en que esta hueá va a colapsar. Y la tierra no se va a demorar nada en comerse toda la basura que ha creado el hombre.

Igual soy un hueón basura. Las dinámicas sociales me han desarrollado así. Para elegir el transantiago y contaminar, para botar materiales reciclables a la basura en mi departamento y para que nunca piense en okuparme un espacio sin nada y volverlo verde. Con vida. Sin nada de hueás inventadas por el hombre.

Imagino la situación y me veo con el Alcade de pelicula que nos desaloja como si hubiéramos entrado a robar, a drogarnos, a tomar y follar en vía pública. Imbécil. Otro instrumento institucional legal respresentativo y conceptos raros para legitimarlo.

Desahogo de una revolución culiá in my mind. Mode: off.

Coalition Of The Willing from coalitionfilm on Vimeo.

2 comentarios:

  1. Tu sabes que lo ecológico no es lo mío, pero me pasó algo parecido a ti con respecto a la película Avatar. La ví y morí de verdad, es tal la destrucción por la sucia plata que no nos damos cuenta que dañamos lo que nos dió la vida.
    Ayer me hicieron una entrevista para el proyecto bicentenario de Arica y me fui en la volá con lo ecológico, reciclaje y cosas que en mi vida había dicho. Ahora tomo conciencia de lo que hago, de que hay más vida y que no la sé cuidar por paja.
    Me encantó tu reflexión!
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me asusta pensar que es demasiado tarde... Pero no lo es ¿verdad? Aún podemos cambiar cosas. Aprovecha las ganas, las energías y la conciencia mientras las tienes.

    Besos

    ResponderEliminar